LAS PROPIEDADES BENEFICIOSAS

El chocolate es mucho más que un alimento, tomarlo es un placer. Eso sí, hay que tener muy claro que el chocolate puro con un mínimo del 70% de cacao, no es igual que el chocolate con leche o blanco. A partir de ahora, cada vez que nos refiramos a chocolate, será al puro, no del otro. Seguro que te encanta que tu nutricionista te diga que este alimento no te está prohibido sino que, tomado con sabiduría, además de gustarte puede beneficiarte.

BENEFICIOS DE SU CONSUMO

chocolate puro nutricionista

Este alimento tiene un alto poder antioxidante gracias a su alto contenido en flavonoides, por lo que podemos beneficiarnos de consumir una onza  al día.

Estos compuestos antioxidantes nos protegen de los famosos radicales libres, que intervienen en ciertas enfermedades y en el proceso de envejecimiento.

Por la disminución de los radicales libres, también disminuye el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular en el futuro.

¿MÁS BENEFICIOS?

Pues si, nuestra nutricionista nos informa que también hay estudios que muestran que un consumo moderado (nunca excesivo) de chocolate puro ayuda a aumentar el colesterol HDL (el colesterol bueno) y además diminuye la tensión arterial.

Además, en el post sobre nutrición y salud ocular vimos lo importante que es el proceso de la oxidación en la visión, por que el chocolate con sus antioxidantes también previene ciertas enfermedades oculares.

Y no nos podemos olvidar del placer que provoca tomarlo, que incluso puede incidir en nuestro estado de ánimo, ayudando a mejorarlo. Seguro que has tenido momentos en los que consumir este alimento te ha alegrado una tarde triste, relajado o gratificado.

EFECTOS PERJUDICIALES

Como todos oímos lo que queremos, al escuchar los beneficios del chocolate lo intentamos extrapolar a todos los tipos de chocolate. El que solemos comer es muy rico en azúcar y grasa, favorece la obesidad y no sería mucho más perjudicial que beneficiosos su consumo. Cuanto más puro, mejores propiedades.